Buscar
  • EMA2 Potenciem equips

¿Conoces la Fundación Salud y Persona?


El 2 de octubre, EMA2 Potenciem Equips tuvimos la oportunidad de participar en la Primera Jornada sobre Salud y Bienestar Emocional, organizado por la Fundación Salud y Persona. Es una Fundación joven, de 3 años con un excelente equipo, gestionado por el estimado Joan Pinyol y es un referente en la salud y bienestar. Salud y Persona trabaja con voluntarios y con asociaciones que desean una sociedad mejor y que ayudan a la gente mayor que vive en la marginación.

En la presentación se recordó que:

- Un tercio de la población sufre algún tipo de problema emocional que afecta a la salud.

- La mitad de la población pasará por algún problema emocional en su vida.

- Muy pocos explican que padecen ansiedad, estrés o depresión. Y no saben a quién recurrir.

Paralelamente, el principal impacto económico en las empresas está relacionado con aspectos emocionales. Por lo tanto, es esencial, ayudar a las personas a prevenir y curar los problemas emocionales. Necesitan aprender a gestionar las emociones.

Hubo muchas aportaciones interesantes pero para no alargarnos, resumimos la ponencia de Sor Lucia Caram y del astrofísico y divulgador científico, Joan Anton Català.

La presencia de Sor Lucía Caram fue un regalo. En su intervención habló con pasión sobre apostar por el presente y vivir de emociones, emocionarnos y vivir con convicciones para hacer reales nuestros sueños. Trabajar y convivir con compasión: pasión compartida, hacer tuya la causa del otro.

Se pregunta ¿por qué nos ignoramos? “Hemos aprendido a compartir lo que sobra pero se trata de dar hasta que nos duela”. Y esto nos lleva a salir de la zona de confort. Tenemos que aprender a escucharnos y escuchar al otro: ¿cómo es vivir y que se cierren todas las puertas? Sólo desde la escucha, podemos buscar soluciones.

Hizo referencia a la situación actual: uno de cada 3 niños están en riesgo exclusión social. Tristeza, bullying, violencia género.... Sólo hay un camino para dar respuesta a estas realidades: practicar la proximidad para humanizar la humanidad, como apuntaba Casaldáliga.

Hay que abrir los ojos y actuar y asumir las obligaciones de nuestros valores y hacer frente y acompañar la gente que no tiene ganas de vivir. Se trata de “ver los vulnerables”.

Podremos ir más allá de la zona de confort si nos superamos a nosotros mismos. Superarnos para dar lo mejor de nosotros mismos. Crear complicidades y tejer alianzas. Si humanizamos, si nos aproximamos, nos superamos. Se trata no de dar lo que sobra, sino lo que la otra necesita.

Terminó dejando el mensaje: “Da motivos para vivir, ten motivos para luchar, una causa para vivir y personas para amar: la felicidad es disfrutar de la vida ahora. Llevemos la fiesta allá donde estemos. El corazón en paz, ve una fiesta en todos los pueblos”.


Joan Anton Català fue comparando la realidad del Universo con la Humanidad en una combinación exquisita de fotos y contenido. En los siguientes párrafos resumo lo que me llamó más la atención de su aportación.

Empezó afirmando que si hay emoción, nos implicamos, nos comprometemos. Y en la empresa falta el vector de la emoción. El universo es un foco de emoción.

Los astronautas salen a trabajar de 2 en 2: uno trabaja y el otro vigila la vida del otro. Exponen su vida, la confían al compañero. ¿Confiamos en nuestro equipo en malos momentos?

El hombre siempre mira adelante y es capaz de levantarse. La flexibilidad nos da oportunidades cuando somos los mejores y estamos preparados. Cada uno de nosotros, somos seres únicos pero la empresa se comunica como si fuéramos iguales.

Hace 13.000.800 millones de años empezó nuestra historia. Dentro de nuestros átomos tenemos la historia desde el Big Bang. Todo lo que tenemos dentro nació en las estrellas. Nos hemos ido creando a golpe de impactos.

Después de todo lo que hemos necesitado para vivir, ¿cómo no vamos a celebrar la vida?

No tenemos que salvar el planeta, sino el beneficio, la vida que nos da el planeta. La naturaleza nos da una lección de humildad. Somos un punto ínfimo en el Universo. De hecho solo somos vacio en un Universo en expansión. Seguimos sin saber si estamos solos. Buscamos vida inteligente. Y para ello se necesita escuchar. Necesitamos comunicarnos. Pero, ¿estamos preparados para recibir un mensaje externo?

Acabó la presentación con una pregunta: “Tenemos la fortuna de vivir. Vivimos de préstamo. ¿Qué interés estás dispuesto a pagar por vivir?”

Creo que no hace falta añadir nada más. Una jornada completa. ¡Gracias!

Mònica Jal

54 vistas